Infracciones, sanciones y multas en la náutica de recreo

Al igual que en la carretera, en la mar también se puede recibir una multa por exceso de velocidad, carecer de la documentación o no tener seguro de la embarcación. A tenor de las últimas noticias sobre los fraudes en las titulaciones náuticas y del aumento de inspecciones por parte del Servicio Marítimo de la Guardia Civil, desde Academia y Gestoría náutica Marinos hemos recopilado algunas de las infracciones, sanciones y multas en que se pueden incurrir en la náutica de recreo o deportiva.

La norma que establece el régimen sancionador en la mar a efectos de navegación es la Ley de Puertos del Estado y de la Marina Mercante, dictada en el Real Decreto Legislativo 2/2011.

>>Oferta cursos náuticos: PNB online | PER online | PY online<<

rodman-1170-exterior

Infracciones leves

Se consideran infracciones leves en el ámbito de la náutica recreativa, entre otras, las siguientes:

  • Ser pasajero y estar bajo los efectos del alcohol, drogas o sustancias psicotrópicas.
  • Hacer caso omiso a las indicaciones del patrón, capitán u oficial de un buque.
  • No llevar la documentación obligatoria a bordo: seguro, titulación, certificado de navegabilidad.
  • No informar a la autoridad por radio cuando se es requerido.
  • La contaminación del medio marino por arrojar basuras, vertidos, limpieza de carena o residuos del barco.

Las infracciones leves prescriben tras un año de su acción u omisión.

La multa por uno de los actos u omisiones considerado como infracción leve según la Ley de Puertos del Estado y de la Marina Mercante puede llegar hasta 60000 euros.

Infracciones graves

Se consideran infracciones graves las acciones y omisiones que provoquen una baja laboral en un tercero, causen daños por un valor comprendido entre 1200 y 6000 euros y la reincidencia en infracciones leves. Además, en lo concerniente a la náutica recreativa se consideran entre otras:

  • Poner en riesgo la vida humana en el mar.
  • Arrojar basuras sólidas en zonas no autorizadas.
  • Llevar armas a bordo.
  • Ser tripulante y estar en estado de embriaguez, afectado por drogas o psicotrópicos.
  • No informar sobre un abordaje cometido por el propio barco, que se haya visto involucrado o del que se sea testigo.
  • Sobrepasar los límites de eslora y navegación a que autoriza el título de recreo.
  • Navegar fuera de los canales balizados en la playa, zonas de baño, a menos de 200 metros de una playa o 50 metros de un acantilado.
  • Poner en peligro la seguridad de la navegación.
  • No mostrar el pabellón nacional.
  • No mostrar el nombre del buque o su matrícula.
  • Carecer o tener deteriorado la documentación del barco.
  • Incumplir las normas de tráfico marítimo dictadas por la Capitanía Marítima.
  • Utilizar los equipos de radio inadecuadamente.
  • Realizar reformas en el barco afectando a su estructura o máquina propulsora sin permiso de la Autoridad.
  • Navegar sin luces y sistemas de señalización establecidos (pregunta de examen en PNB y PER).
  • Navegar sin documentos del barco o estando caducados.
  • Verter residuos contaminantes para el medio ambiente marino.

Las infracciones graves prescriben a los tres años de realizarse el acto u omisión.

Las infracciones graves referentes a la ordenación del tráfico marítimo se pueden penar con multas de hasta 120 000 euros.

Las infracciones graves pueden ser objeto de pregunta de examen de PNB, PER, Patrón de Yate y Capitán de Yate. Por lo que desde Academia náutica Marinos recomendamos a todos nuestros alumnos que consideren cada uno de los supuestos indicados y los tengan en cuenta a la hora de estudiar y preparar los exámenes.

Infracciones muy graves

La Ley de Puertos del Estado y de la Marina Mercante en su régimen sancionador no recoge infracciones muy graves achacables a la náutica de recreo. No obstante, en calidad de embarcación sujeta a la norma sí que puede ser sancionada en la medida de que se cometa una infracción muy grave.

Se considera infracción muy grave a la acción y omisión que cause una baja laboral superior a una semana, daños por valor superior a 6000 euros, poner en grave peligro la seguridad de la navegación o un barco o ser reincidente en infracciones graves dentro del plazo previo a su prescripción.

Se consideran infracciones muy graves entre otras:

  • Poner en grave peligro la salud o vida de las personas.
  • Vertidos contaminantes en aguas portuarias.
  • Navegar sin que el barco cumpla las condiciones de navegabilidad (Certificado de navegabilidad).
  • Hacer pasar el barco por un buque hospital o de salvamento mediante distintivos.
  • Estar el patrón del barco bajo los efectos del alcohol, drogas o sustancias similares.
  • Negar el deber de auxilio cuando sea solicitado o se presuma que pueda serlo.
  • Poner en peligro al barco.
  • Prestar servicios profesionales de navegación sin la autorización administrativa correspondiente.
  • Falsificación de documentos exigidos por la Autoridad.
  • La contaminación del medio ambiente marino, atendiendo a sus consecuencias.

Las infracciones muy graves prescriben a los cinco años.

El régimen sancionador establece multas de hasta 3 millones de euros.

Si quieres saber más sobre infracciones, sanciones y multas en la náutica de recreo acude a los cursos náuticos de Academia Marinos. Para nosotros, tu formación es lo más importante. Utiliza el formulario de contacto para hacernos llegar dudas y consultas.

2 Comments:

  1. En la isla de Mallorca hay muchos yates que no respetan las embarcaciones a vela , pasando por la mura a tal velocidad que obligan a cambiar el rumbo y si no se produce un saludo ole ja lateral alucinante. No sé si desconocen las reglas del mar o que les pasa . Que podemos hacer? Denunciar a comandancia? Sirve de algo. Gracias

Deja un comentario