¿Qué cobertura móvil hay en el mar?

Prácticamente el 100% del territorio nacional tiene cobertura móvil. Quedan excluidas alguna zonas de montaña y zonas despobladas, donde la señal del móvil es más raquítica. Si bien, al hablar de cobertura de los teléfonos móviles hay que considerar que hay varias franjas, desde la voz a las más avanzadas tecnologías de transporte de datos. Pero, cuando navegamos ¿hasta dónde tenemos cobertura móvil? Pues tenemos que tener en cuenta varios factores. Para empezar, en el mar no hay obstáculos. A lo que se suma que la superficie del agua contribuye a la refracción de las ondas. De donde se deduce que la cobertura puede ser mejor que en tierra. Sin embargo, hay que tener en cuenta que los dispositivos móviles están limitados en su potencia. De hecho, no pueden emitir a más de 2 vatios de potencia, frente a los 25 w que utiliza una emisora de VHF. Lo que supone un gran hándicap a la hora de determinar hasta dónde tenemos cobertura móvil cuando navegamos.

Cobertura teórica frente a cobertura real

Si preguntamos a una compañía de comunicaciones sobre qué cobertura ofrecen a los teléfonos móviles en el mar nos darán los datos técnicos. Y es que teóricamente, la señal de telefonía móvil se transmite mejor en el mar. Al no haber obstáculos y actuar la superficie del agua como un espejo, fácilmente eleva la cifra de la distancia a la que lleva la cobertura móvil. Como dato orientativo, las compañías telefónicas estiman que su cobertura de emisión (bajada en nuestro móvil) llega a 15 millas náuticas (casi 28 kilómetros).

Fijémonos en esta imagen que ofrece Movistar en su página web, en la que estiman mediante cálculos aritméticos cuál es la cobertura de la banda 2G en la costa levantina.

Cobertura móvil 2G en el mar
Imagen cortesía de Movistar España

Vamos a hacer un cálculo sencillo. La distancia entre Denia y San José (Ibiza) es aproximadamente de 48 millas náuticas. Teniendo en cuenta ese dato podemos apostar por la compañía, cuando nos dice que la cobertura móvil en el mar llega a unas 15 millas de tierra. Pero esto es solo la cobertura 2G. Es decir, la más básica.

Según se optimizan los recursos y optamos por coberturas más avanzadas, la distancia va disminuyendo. Para muestra, un botón. En estos gráficos se observa la cobertura para teléfonos móviles estimada en las franjas de 3G y 4G que ofrece la empresa telefónica española. Donde se aprecia como disminuye la capacidad de las antenas situadas en la costa.

Cobertura móvil 3G y 4G en la costa levantina
Imagen cortesía de Movistar España

El problema de la potencia

A la hora de determinar hasta donde lleva la cobertura que otorgan las antenas de telefonía móvil, nos encontramos con una dificultad añadida: la potencia. Por un lado, las antenas están limitadas en potencia de emisión. Es lógico. Nadie quiere tener una fuente radiactiva cerca de su casa. Especialmente considerando que, dentro del espectro de radiocomunicaciones marítimas, las señales de telefonía son las más ionizantes. Aunque muy lejos de los peligrosos rayos X o Ganma.

Esta limitación en la potencia de las antenas terrestre no solo es la que limita a la cobertura móvil. Sino que la gran limitación la tenemos en nuestros propios dispositivos. No en vano, la normativa europea en materia de seguridad en radiocomunicaciones ha sido evolucionando favorablemente a favor del usuario en las últimas década. Hoy en día, un teléfono móvil tiene potencia de emisión de 2 vatios. Si bien es cierto que solo afecta a la señal que emite, no a la señal que recibe, que depende de la potencia a la que genera los ondas las antenas: hasta 2000 vatios.

¿Cómo nos comunicamos cuando no hay cobertura móvil?

En el mar, hace mucho que se le dio solución al problema de qué hacer cuando nos quedamos sin cobertura en el móvil. De hecho, la solución llegó antes que nadie pensara ni tan siquiera en que sería posible hablar por un dispositivo de telefonía móvil. No cabe más que recordar que Graham Bell, uno de los impulsores de los teléfonos, decía que se consideraría satisfecho si hubiera un teléfono en cada ciudad de Estados Unidos. Si nos viera hoy…

Lo que permite comunicarnos cuando salimos a navegar sin tener que depender de si el teléfono tiene o no cobertura (o batería) es el Sistema mundial de socorro y seguridad marítimo. Un completo conjunto de equipos, operadores y protocolos que permiten a cualquier barco tener comunicación efectiva con otras embarcaciones o con los servicios marítimos en tierra.

Pero no vamos a hablar más de este sistema, sino que lo dejamos para cuando te apuntes a ser Patrón de embarcaciones de recreo y hagas el curso de Radio operador de corto alcance. En que explicamos cómo son las comunicaciones marítimas y las aprendemos a utilizar en un simulador homologado. Anímate, tienes mucho que aprender.

Tags: